miércoles, 6 de noviembre de 2013

Otras vidas


Pienso de vez en cuando en él.

Lo hago camino del trabajo, sobretodo en pleno verano, cuando el asfalto se derrite y el sol cae de lleno sobre el cristal del coche y en invierno, las manos apretadas al volante y subiendo la temperatura de la calefacción mientras veo todo blanco de rocío a mi alrededor.

Pienso en qué debe comer y como se acurrucará junto al fuego de la hoguera, en cómo buscará una sombra que le ampare de la amenaza del sol abrasador.

Intento imaginar su historia, el momento en que dejó su casa, en que perdió para siempre la oportunidad de vivir en sociedad. En la familia que algún día debió tener y en una historia triste de abandono y soledad.

Pienso en lo dura que es a veces la vida ...

Hace tiempo que no le veía  y hoy me ha alegrado descubrirlo al remontar la cuesta: la misma ropa sucia y ennegrecida, el pelo fosco y un hatillo de ramas a su espalda sobre la chaqueta raída.

Hace viento y las noches comienzan a ser frías.  Pienso en él y me alegro de que, al menos, siga con vida.


10 comentarios:

  1. Tristes historias que pone ante nosotros otras vidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a veces tan absortos en "nuestra" vida que se nos escapa lo que nos rodea ...

      Eliminar
  2. Qué bien escribes, Luna; en seguida he sabido quién era. Yo también lo veo de vez en cuando (no voy mucho en esa dirección) y me pregunto por su historia y su familia. El invierno debe ser duro para él. Un beso a todos. Magic

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que si que debe ser duro ... aunque es difícil saber qué sienten realmente
      Gracias Magic!

      Eliminar
  3. Una historia repetida en cada cuesta, en cada calle, la costumbre nos hace notar su ausencia y nos alegramos de su vuelta. Ella dice que ha estado bien, pero ha vuelto mas delgada, mas demacrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, al final forman parte de nuestro día a día

      Eliminar
  4. Que tristeza y que frio en el alma deben tener.
    Nos alegramos de verlos, pero que dolor al constatar que siguen igual o peor…

    ResponderEliminar
  5. Que duro Ana. La vida: la triste, dura y a veces, jodida vida.
    Beso

    ResponderEliminar

gracias por participar!