miércoles, 20 de noviembre de 2013

Esas rutinas...


Escuchar las llaves girando en la cerradura.
Esbozar una enorme sonrisa
Gritar ¡Papá!

Esas benditas rutinas que alegran los días...

5 comentarios:

  1. Mi hija era capaz de distinguirlas entre varias.
    ¡Cuantas veces añora no escucharlas! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo también añoro un silbido muy especial!

      Eliminar
  2. Las rutinas, todo un andamiaje que sostiene su seguridad y afecto.
    Esta que nos muestras es todo amor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las mas sencillas y a la vez las mas llenas de ¡tantas cosas!
      Un beso Mar!

      Eliminar
  3. Aprovechad la rutina porque lo peor es cuando ya no escuchas las llaves en la puerta, cuando ya no puedes decir ni papá ni mamá.

    ResponderEliminar

gracias por participar!